risotto a la vainilla con vieiras

Un buen risotto debe tener una consistencia cremosa, pero los granos de arroz deben estar al dente (expresión italiana que significa "firmes al moderlos").
No es tan fácil como parece, y preparar un risotto exige la constante atención del cocinero, removiendo y añadiendo caldo cuidadosamente hasta que esté perfectamente cocinado.
La elección del arroz es muy importante; el arroz ideal libera su almidón gradualmetne durante el largo proceso de cocinar y remover, para obtener la consistencia deseada. Tradicionalmente se usan las variedades italianas de arroz de grano corto superfino, sobre todo aroborio y carnaroli. De los dos, el carnaroli es el más fácil de manejar si no se es un experto, ya que se mantendrá firme un poco más de tiempo que el arborio. En la región de alrededor de Venecia se usa otro arroz llamado "vialone nano", con resultados fabulosos.





Ingredientes:
  • 200g de arroz arborio
  • 6 vieiras
  • 1 cebolla
  • 600ml de caldo de verduras o pescado hirviendo
  • 120ml de vino Albariño (u otro vino blanco)
  • El interior de una vaina de vainilla o una puntita de vainilla en polvo
  • Un chorrito de coñac
  • 25g de mantequilla
  • sal
  • AOVE
Preparación:

Pelamos, limpiamos la cebolla y la picamos. Calentamos un chorro de AOVE en una sartén, añadimos la cebolla y dejamos pochar...



Cuando esté transparente añadimos el arroz y removemos para que se impregne en el aceite...



A continuación añadimos el vino blanco y la vainilla. Removemos...



Vamos añadiendo caldo poco a poco, mientras vamos removiendo continuamente hasta que el arroz lo absorba y esté cremoso. Salamos...



Cuando el arroz esté al dente, añadimos la mantequilla y el coñac. Removemos para integrar...



Colocamos una plancha o sartén a fuego fuerte con unas gotas de AOVE y añadimos las vieiras unos 2 o 3 minutos por cada lado...



Retiramos el risotto del fuego, emplatamos y decoramos con las vieiras. Servir de inmediato.





Imprimir



Esta receta es mi tercera aportación al Concurso de cocina organizado por Apicius, y patrocinado por San Ignacio, La Cocina de Plágaro, Taller de las tradiciones, Oh!Menaje, Servisem Gastronomía y Cofradia del Cocido Vitoriano.

Champiñones rebozados

A mi no me gustan demasiado los champiñones, pero en casa gustan mucho, así que hoy es lo que toca...Champiñones!!






Ingredientes:
  • Champiñones frescos y grandes
  • Jamón cocido (puede ser jamón serrano, bacon... a nuestra elección)
  • Queso mozzarella (U otro de nuestra preferencia)
  • Bechamel
  • Vino blanco
  • Harina
  • Huevo
  • Pan rallado
  • Orégano
  • Sal
  • AOVE
Preparación:

Le quitamos a los champiñones el tronco. La parte de arriba del champiñón la lavamos bien y la dejamos escurriendo. A la parte del tronco del champiñón, le cortamos la parte de la tierra y la tiramos, la otra parte la troceamos muy pequeñita. En una sartén ponemos los champiñones que hemos picado a fuego medio con un poco de aceite para que se vaya rehogando...





La parte de arriba de los champiñones la ponemos en una fuente. Les echamos por encima un hilo de aceite de oliva, sal y espolvoreamos de orégano. Los tapamos con papel film y hacemos unos pequeños agujeros en el papel. Llevamos a microondas por 5 minutos...



Añadimos el jamón a los champiñones que están reogándose.Añadimos un chorrito de vino blanco, damos unas vueltas y retiramos. Fuera del fuego, incorporamos el queso. Sacamos los champiñones que tenemos en el microondas, retiramos el exceso de líquido y rellenamos con la preparación anterior, presionando bien...


tapamos cada champiñón con una bechamel espesa de manera que el relleno quede totalmente cubierto. Metemos los champiñones en la nevera un rato para que cojan cuerpo y nos resulte mas fácil empanarlos...



Los pasamos por harina, huevo y pan rallado. Los freímos en abundante aceite caliente hasta que estén dorados.



Retiramos y dejamos escurrir el exceso de aceite en un plato con papel de cocina. Servir.



Imprimir
Receta adaptada de:http://www.muchogusto.net/recetas/966/Champi%C3%B1ones-empanados

Agar agar tres chocolates

Antes de las vacaciones de verano, os había hablado de un ingrediente con el que estaba experimentando, el Agar agar.
La verdad es que cada vez me gusta más cocinar con el. Es increíble el poder gelificante que tiene y la  textura que se consigue en las preparaciones. Me gusta muchísimo más que la gelatina. Lo que peor llevo es coger el punto exacto de cantidad necesaria pero supongo que poco a poco lo iré consiguiendo o por lo menos mejorando.
La receta que os presento es muy muy fácil de hacer y muchos de vosotros la reconocereis enseguida por su parecido con la tarta tres chocolates. A diferencia de esta, los ingredientes son mínimos y las calorías también merman bastante. El resultado es un postre muy ligero, delicioso y como ya veréis, no es nada complicado.









Ingredientes:
  • 1 1/2l de leche desnatada
  • 100g de chocolate negro
  • 100g de chocolate blanco
  • 100g de chocolate con leche
  • 6g de agar agar
Preparación:

Untamos con una fina capa de aceite el molde que hayamos escogido. Ponemos 500ml de leche al fuego...


Le añadimos 100g de chocolate, en este caso hemos empezado por el blanco. Removemos a fuego bajo hasta que el chocolate se derrita por completo...


Añadimos 2g de agar agar en forma de lluvia y aumentamos el fuego hasta que alcance el hervor. Hervimos durante un minuto, momento en el que retiramos del fuego y volcamos la preparación en el molde pasándola por un colador...


Procedemos del mismo modo con el resto de las capas. Mientras se prepara la siguiente guardamos el molde en el frigorífico. Una vez finalizadas todas las capas dejamos enfríar por completo hasta solidificar. Para desmoldar introducimos el molde unos instantes en agua caliente y volcamos sobre un plato o fuente.

*Notas:
  • Si queremos que este postre resulte más cremoso, podemos sustituir toda o parte de la leche por nata.
  • Los más golosos pueden añadirle azúcar al gusto.
  • Al contrario que la gelatina, el agar agar necesita hervirse, por lo que este paso es fundamental.
  • Los preparados con gelatina siempre es recomendable realizarlos con un día de antelación. Con el agar agar, con 4 horas antes es más que suficiente.
  • Por si alguien se lo pregunta, he comprado el agar agar en el supermercado de El Corte Inglés, pero también lo podéis adquirir on line, aquí.
  • Si no disponemos de Agar agar, podemos sustiuirlo respetando esta proporción: "1g de Agar agar = 4 hojas de gelatina (2g cada hoja)"






    Esta receta es mi segunda aportación al Concurso de cocina organizado por Apicius, y patrocinado por San Ignacio, La Cocina de Plágaro, Taller de las tradiciones, Oh!Menaje, Servisem Gastronomía y Cofradia del Cocido Vitoriano.

    Imprimir

    Bizcocho otoñal de castañas

    "Las castañas son ricas en hidratos de carbono complejos. La cantidad de grasa presente en ellas es bastante similar a la de los cereales y por lo tanto notablemente inferior a la que contienen los frutos secos. Gracias a estas propiedades y a que su contenido en agua es cercano al 50 por ciento, la castaña es uno de los frutos secos de menor contenido calórico.

    Generalmente las castañas no se consumen crudas ya que de este modo resultan duras y ásperas, por lo que lo más frecuente es cocerlas o asarlas. Si bien, en caso de consumirlas crudas es preferible hacerlo cuando están muy tiernas.
    A la hora de cocinarlas, lo más adecuado es pelarlas y hervirlas durante una media hora. Una de las forma más comunes de consumir las castañas es asadas al horno o a la brasa, haciéndoles un pequeño corte en la piel para evitar que revienten. Un modo diferentes de consumir castañas es en forma de puré. Para elaborarlo, se hierven las castañas y se aplastan hasta obtener una pasta uniforme a la que se le puede añadir leche o azúcar. Además, con las castañas se elabora el exquisito "marron glacé", un postre francés en el que se emplea clara de huevo y castañas de la mejor calidad que se pelan, confitan y glasean.


    Las castañas se pueden encontrar en el mercado desde principios de otoño hasta finales de invierno. A la hora de la compra es importante tener en cuenta el estado de su piel, que debe ser brillante. Para conservarlas en casa, nada mejor que guardarlas en un lugar fresco y seco. Es importante no almacenarlas dentro de bolsas de plástico ya que pueden enmohecerse. Tanto crudas como asadas, las castañas pueden conservarse perfectamente en el congelador durante unos seis meses."

    ¿Qué mejor representación del otoño que las castañas?

    Este fruto seco siempre lo he comido crudo, asado o cocido y las pocas veces que lo he visto integrado en alguna receta, nunca me ha llamado en exceso la antención.

    Disponía de unas hermosas castañas en casa y como me gusta experimentar (aún a conciencia de no confiar demasiado en el resultado) me propuse hacer un bizcocho con ellas.

    El resultado ha sido un bizcocho muy jugoso y muuuuuuuuuuuy rico y que os recomiendo que hagáis sin dudar. He utilizado cantidades pequeñas para que os animeis a hacerlo. Estoy segura de que os gustará.








    Ingredientes:
    • 50g de mantequilla a temperatura ambiente
    • 75g de azúcar
    • 3 yemas de huevo
    • 3 claras
    • 250g de castañas
    • 8g de levadura química (Royal)
    • Anís en grano
    Preparación:

    Comenzamos cociendo las castañas.

    Pelamos las castañas y las colocamos en una tartera con agua fría que las cubra. Añadimos sal, unos granos de anís y las dejamos hervir 30 minutos. Escurrimos las castañas del agua y dejamos enfríar...



    Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremoso, momento en el que añadiremos las yemas de una en una y continuamos batiendo...



    Una vez las yemas bien mezcladas, montamos las claras a punto de nieve...



    Unimos ámbas mezclas con cuidado de que las claras no se bajen. Lo haremos con movimientos envolventes...



    Hacemos puré las castañas y las mezclamos con la levadura química...



    Unimos las castañas con cuidado a la mezcla de claras y volcamos la preparación resultante en un molde untado de mantequilla y espolovoreado de harina...



    Introducimos a horno precalentado a 180ºC durante 30 minutos aproximadamente. Pinchamos con un palillo en el centro del bizcocho, si sale limpio es que está listo. Dejar enfríar sobre una rejilla y servir.
    (Podemos decorarlo a nuestro gusto. Yo utlicé nata con un poquito de philadelphia y semillas de amapola)





    Con esta receta participo en el concurso de recetas de cocina especial otoño de RECETASonline
    Imprimir
    Fuente del texto:http://atrevetetomatesalud.blogspot.com/2009/03/curiosidades-de-las-castanas.html

    Empanada gallega de carne... en espiral!!!

    Una empanada es un alimento preparado compuesto por una fina masa de pan, masa quebrada o de hojaldre, rellena de cualquier alimento salado o dulce. Generalmente se hacen con trigo, pero pueden estar hechas con maíz y otros cereales, y a veces con la adición de alguna grasa, como el aceite o la manteca. Es un alimento elaborado por la mayoría de las culturas gastronómicas de todos los países.

    La empanada gallega deriva en efecto de una "empanada" medieval, esto es: de colocar diversos alimentos -mariscos, etc.- en el hueco practicado en una hogaza lo suficientemente grande de pan, esta preparación se realizaba principalmente para el condumio de los pastores y los peregrinos. Con el tiempo, en lugar de rellenarse un pan ya previamente horneado, se comenzó a hornear la masa de pan con el relleno ya incluido. Actualmente las más típicas empanadas gallegas son las de atún, congrio y bacalao, sin olvidarnos nunca de las de carne y pollo.

    Como alimento se da en casi todas las regiones españolas aunque quizás las más famosas son las de Galicia (conocida como empanada gallega), Asturias y Cantabria.

    La empanada gallega es una variedad de empanada muy conocida en la cocina gallega y que forma parte de una de sus identidades.

    Y yo como gallega que soy, no podía pasar sin ponerla, pero eso si, en una versión un poco más original. Una forma diferente de presentar todo un clásico de la gastronomía de mi tierra.





    1.Veamos como preparar el sofrito o farsa con el que rellenaremos nuestra empanda, conocido en Galicia con el nombre de "amoado"
    (Lo primero y yo siempre lo hago de este modo, es empezar por esta preparación. La realizo el día antes, resulta más sabroso)

    Ingredientes amoado:
    • 400g de carne picada de ternera gallega (preferentemente)
    • 3 dientes de ajo
    • sal y pimienta
    • 3 cebollas
    • 1 pimiento rojo
    • ½ cucharada de pimentón dulce
    • 1 chorrito de vino blanco
    • Sal
    • 1 tomate
    Preparación:

    Colocamos una sartén al fuego con un buen chorro de aceite de oliva. Picamos muy bien las 3 cebollas, el ajo y el pimiento...



    Y lo ponemos en la sartén a pochar. Cuando la cebolla comience a estar transparente le añadimos el tomate también muy picadito y damos unas vueltas para integrar y dejamos al fuego dos o tres minutos más...



    A continuación añadimos la sal y una cucharadita de pimentón (de la mejor calidad que podáis)...



    Damos unas vueltas e incorporamos el vino blanco. (Se lo añado a ojo pero más o menos 1/2 vasito de agua) Retiramos del fuego. A la carne picada, le añadimos dos dientes de ajo majados, sal y pimienta al gusto y removemos para integrar...



    Para la empanada tradicional no es necesario pero para esta pasé el amoado un poquito por la batidora (luego entenderéis el porque) El día de la preparación, mezclamos la carne con el amoado...es decir, la carne la añadimos en crudo. Luego con el tiempo de horno se hará sin problemas, resultando de este modo más sabrosa y jugosa)

    2. Preparando la masa de la empanada...



    Ingredientes:
    • 275g de harina de fuerza
    • 275g de harina normal
    • 20g de levadura fresca
    • 250ml de agua tibia
    • 100ml de aceite del amoado
    • (Sofrito que hace de relleno de la empanada)
    • una cucharadita de sal
    Preparación:

    Tan sencillo como colocar todos los ingredientes según instrucciones de la panificadora. (yo deshago la levadura en el agua) Primero los líquidos y luego los sólidos. Escogemos el programa masa (6) que consta de un amasado y levado. Una vez terminado ya la podemos utilizar.







    Por supuesto, también podemos hacer la masa a mano procediendo de este modo:
    Colocamos la harina en forma de volcán en la mesa de trabajo y colocamos en el centro el resto de ingredientes. Amasamos hasta formar una masa homogénea que no se pegue a los dedos. La tapamos con un paño y la dejamos levar hasta que aumente de volúmen. Aproximadamente una hora.



    3.Una vez listo el amoado y la masa, ya sólo nos queda montarla. Veámos como...

    Estiramos la masa y la cortamos en tiras de unos 6cm de ancho. Colocamos una tira de relleno en el centro. Yo lo hago con manga pastelera, de ahí el batido anterior...



    Vamos cerrando las tiras. Presionando bien en los bordes para que no se abran...



    Nos queda una especie de tubo que enrollamos sobre si mismo en forma de espiral. Los demás, los vamos colocando a continuación de este hasta terminar toda la masa...


    Colcamos nuestra espiral sobre una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado o bien untada de mantequilla y espolvoreada de harina.

    Pintamos la superficie con huevo batido e  introducimos a horno precalentado a 200ºC hasta que esté completamente dorada. Como me sobró masa y relleno coloqué unos cuantos tubos en vertical ( o en horizontal, según como se mire...) Decoré con unas cuantas semillas de sésamo esparcidas por la superficie...
    Dejamos enfríar y disfrutamos de este delicioso bocado. (aunque a mi me gusta comerla caliente.)













    Espero que os haya gustado.



    Con esta receta participo en el Concurso de cocina paso a paso organizado por Apicius, y patrocinado por San Ignacio, La Cocina de Plágaro, Taller de las tradiciones, Oh!Menaje, Servisem Gastronomía y Cofradia del Cocido Vitoriano.
    Imprimir