¿Habéis sido buenos este año?


La tradición dice que los Reyes Magos dejaban carbón, en vez de juguetes, a los niños que se han portado mal durante el año. Así es como los Reyes Magos se burlaban de los niños malos, dejándoles algo que ya podían encontrar en la chimenea de su casa. Con el paso de los años el carbón se sustituyó por carbón de azúcar, una golosina que presenta el aspecto del carbón natural. Incluso es costumbre regalar carbón dulce a los niños que se han portado bien, como recordatorio o advertencia de lo que puede pasar si durante el año siguiente no se comportan como deben.
Fuente:http://www.oviedocorreo.es/

Bueno, como aquí ya somos todos mayorcitos, cada cuál que se coja un pedazo que corresponda más o menos al tamaño de sus "pecados"... ¿Habrá para todos?



Ingredientes:
  • 750g de azúcar
  • 150ml de agua
  • 100g de azúcar glas
  • 1/2 clara de huevo (20g)
  • Colorante alimenticio negro
Preparación:

Forramos un recipiente con papel de aluminio. Reservamos.
Batimos ligeramente la clara de huevo...

y le añadimos por tandas el azúcar glas. Removemos bien hasta que quede perfectamente integrado (lo que viene a ser la glasa real) Añadimos el colorante negro...

y removemos hasta obtener un color homgéneo. Ponemos un amplio recipiente al fuego con el azúcar y el agua...

Y dejamos hervir hasta alcanzar los 130ºC , momento en el que retiramos del fuego y añadimos rápidamente colorante negro hasta alcanzar el color deseado y a continuación la glasa. Removemos con una cuchara de madera y el preparado comenzará a crecer que parecerá se va a desbordar. En ese momento lo volcamos sobre el molde con papel de aluminio y dejamos enfríar por completo.

Una vez frío lo cortamos y... listo para regalar!!



Con esta receta me despido hasta el próximo año.
Os deseo unas Felices Fiestas a todos y un próspero Año Nuevo.


A continuación os dejo una selección de recetas que os pueden venir estupendas para estos días. (Pinchando en la imágen accedeis a la receta)


profiteroles


Los profiteroles o petisús son bolas elaboradas con pasta choux que se rellenan con diversos ingredientes según las regiones de Europa donde se elaboren. En Galicia suelen estar rellenos de ingredientes dulces como crema o chocolate, pero existen otras variantes saladas en la cocina francesa que contienen queso y que pueden llegar a participar en la elaboración de ciertas sopas, los austriacos que contienen queso quark.

En las cocinas gallegas aparece este plato como un postre, mientras que en otras regiones de la cocina europea se puede ver como ingrediente de diferentes platos principales como sopas. En Argentina los profiteroles son más conocidos con el nombre de Bombas de Crema (el relleno más común es la crema pastelera, aunque también es frecuente el de dulce de leche) e integran el exquisito conjunto de las "Masas finas". En Uruguay se las conoce como "masitas", con las cuales se acompañan a desayunos y, especialmente, meriendas
Y por supuesto, no pueden faltar en la mesa por navidad...




Ingredientes:
Preparación:
Ponemos el agua junto con la mantequilla al fuego y esperamos a que la mantequilla se derrita por completo y toda la superficie esté hirviendo...


En ese momento, apartamos del fuego y le añadimos la harina de golpe. Removemos con una cuchara de madera...


Devolvemos la preparación al fuego y seguimos removiendo hasta que la masa resultante espese y se despegue de las paredes del cazo...



Pasamos la masa a un recipiente limpio y dejamos enfriar un poco. Batimos los huevos ligeramente...



Vamos añadiendo los huevos poco a poco y batiendo al mismo tiempo. La masa se irá volviendo más cremosa y brillante. Tendremos el punto exacto cuando una cuchara de madera se quede inmóvil dentro de ella. Colocamos la preparación en un manga pastelera y hacemos montoncitos no demasiado grandes ya que luego en el horno aumentarán bastante su volumen...


Introducimos a horno precalentado a 170ºC durante 20 minutos aproximadamente. Dejamos los profiteroles dentro con el horno apagado un mínimo de 15 minutos.(esto ayudará a que se sequen  e impedirá que luego se bajen) Los retiramos del horno y los dejamos enfriar. Los cortamos al medio y los abrimos...



Los rellenamos de lo que más nos guste. En este caso de crema pastelera. Derretimos chocolate con un poquito de mantequilla y le echamos una cucharadita por encima. Podemos servir de inmediato o llevar al frigorífico para endurecer. Son exquisitos.





Habréis notado que últimamente el ritmo de mis publicaciones ha aumentado considerablemente y esto es debido a que me tomaré unas vacaciones blogueriles por navidad y quiero dejaros el mayor número de recetas posible. Aprovecho para pediros disculpas por no ir tanto por vuestras cocinas pero últimamente la escasez de tiempo me lo impide pero espero que no me lo tengáis en cuenta y me pondré al día en cuanto pueda.
Mañana o pasado, publicaré la última receta de este año 2010.

bomba de tiramisu y baileys



Receta totalmente de aprovechamiento. Os cuento...
Llevaba ya algún tiempo circulando por la nevera un bote de mermelada de arándanos rojos que no nos había gustado nada en casa pero que era incapaz de tirar y estaba esperando el momento de camuflarlo en alguna receta...
Había dos tarrinas de queso mascarpone a punto de caducar...
Un paquete abierto al que sólo le quedaban tres bizcochos de soletilla y cuya esponjosidad brillaba por su ausencia...
Una botella de Baileys al que le quedaba el último suspiro y que había que terminar para ir a por otra jejeje...
Un cartón de nata de 500ml que  estaba abierto pero casi lleno...
Una lata de cacao puro Valor que para lo poquito que le quedaba, ocupaba demasiado espacio...
Había que hacer algo, no????

Vayamos con la receta...






Ingredientes:
  • 1 bizcocho para brazo de chocolate (vemos su preparación AQUI, solo sustituimos 20g de harina por cacao)
  • Mermelada de arándanos rojos
  • 5 hojas de gelatina
  • 100ml de Baileys
  • 150g de azúcar
  • 3 yemas de huevo
  • 2 tarrinas de queso mascarpone (500g)
  • café
  • 400ml de nata
  • bizcochos de soletilla
Preparación:

Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en agua fría.
Montamos la nata y reservamos.



Mezclamos las yemas con el azúcar y añadimos el queso mascarpone. Batimos...



Añadimos el Baileys. Escurrimos la gelatina, la deshacemos en un poco de leche caliente y la incorporamos a la mezcla, removemos para integrar. Añadimos la nata con movimientos envolventes...



Removemos con cuidado hasta que resulte una crema homogénea. Mojamos el bizcocho con café, (no lo mojaremos en exceso)...



Le untamos una fina capa de mermelada y lo volvemos a enrollar...



Forramos un bol con papel film y cortamos el bizcocho en rodajas...



Colocamos las rodajas de forma decorativa en el bol...



En su interior ponemos un poco de la crema de mascarpone y encima de esta los bizcochos de soletilla mojados en café...



Terminamos colocando otra capa de crema y cubriendo con el resto de las rodajas de bizcocho. Introducimos en la nevera preferiblemente de un día para otro. Desmoldamos dando la vuelta.



Podemos decorar la base (aunque no es necesario) En este caso con merengue italiano y unas guindas.

Tarta de stracciatella y caqui

Mi madre en su huerto tiene un árbol de caquis y claro, cuando los hay, pues hay muchos. A mi no me gustan especialmente, pero a ella le encantan y dada la abundancia me dio una gran bolsa repleta. Ayer mientras cenaba, miré para el frutero y daba pena ver como se iban estropeando sin que nadie hiciera buena cuenta de ellos...
El día anterior, había derretido un poco de chocolate para un experimento que al final no llevé a cabo y tenía una fina lámina de chocolate encima de la encimera, de la que iba cogiendo un trocito y llevándolo a la boca cada vez que pasaba por la cocina, así que con esto pensé en preparar una tarta con esos caquis cuyo destino más probable era la basura. Pues bien, no sabía yo que comenzaba la elaboración de una de las tartas más ricas que he comido nunca. Esto está tremendo! Os gusten los caquis o no...

Vayamos con la receta









Ingredientes:
  • 1 bizcocho de chocolate para tartas en el microondas (podéis ver su preparación en esta receta, sólo tenéis que sustituir 15g de harina por cacao)
  • 500ml de nata para montar (35% materia grasa)
  • 200g de azúcar
  • 300g de puré de caqui
  • 12 hojas de gelatina
  • 330g de yogur natural
  • 90g de chocolate picado
  • 100ml de leche
Preparacion:
Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en agua fría.
Forramos un molde desmontable con papel de horno. Preparamos el bizcocho base y lo colocamos en el molde. Lo podemos calar con algún almíbar. Reservamos. Montamos la nata. Reservamos. En un recipiente, unimos los yogures, el puré de caqui y mezclamos...


Añadimos el azúcar y mezclamos de nuevo. Calentamos la leche y deshacemos en ella las hojas de gelatina...


Una vez bien homogénea la mezcla, añadimos el chocolate picado y removemos...

Integramos la nata con movimientos envolventes y una vez todo bien mezclado lo volcamos en el molde. Llevamos al frigorífico a endurecer, un mínimo de 4 horas. (Mejor de un día para otro)


Pasado el tiempo, retiramos el papel y decoramos al gusto. Si quereis hacer la cenefa de chocolate, cortais una tira de papel de horno del mismo diámetro de la tarta y un poco más alto. Derretis chocolate y haceis dibujos sobre la tira. La colocais alrededor de la tarta haciendo un poco de presión para que quede bien pegado el chocolate. LLevais a la nevera para que endurezca y retirais el papel con muuuuuuuuuuuucho cuidado. (tengo que deciros, que la cenefa de chocolate de esta tarta estaba perfecta cuando la coloqué, pero sólo a mi se me ocurre ponerla debajo de 4 focos para hacerle las fotos, de ahí que la veaís torcida, casi se me derrite!!)

Pudin de pan con pasas

El pudín de pan es un postre que me encanta y en navidades es cuando más lo preparamos en casa, pues dadas las comilones de las que disfrutamos por esta época del año, siempre nos va quedando una gran cantidad de pan acumulado y que mejor forma de emplearlo que así, convertido en una preparación muy sencilla, pero no por eso menos rica.





Ingredientes:
  • 500g de pan de días atrasados
  • 1500ml de leche entera
  • 2 limones
  • 500g de azúcar
  • 150g de pasas
  • 100g de mantequilla
  • 10 huevos
Preparación:

Ponemos las pasas en remojo en agua templada. Reservamos.
Cortamos el pan en rebanadas y ponemos la leche a hervir con la piel de un limón...



Cuando la leche comience a hervir, la retiramos del fuego y la volcamos sobre el pan pasándola por un colador. Dejamos unos minutos para que el pan se empape...



Damos una vueltas y añadimos la mantequilla. Removemos hasta que esta se derrita. Añadimos los huevos, el azúcar, la ralladura de un limón y el zumo de los dos limones...



Batimos hasta que la mezcla esté homogénea. Escurrimos las pasas y las añadimos a la mezcla anterior. Removemos bien...



Volcamos esta preparación en un molde acaramelado e introducimos en el horno a baño María por espacio de una hora o hasta que esté cuajado...



Dejar enfríar, desmoldar y servir.







Tronco de navidad

Pues si. Habéis sido unas cuantas las que habéis acertado. Efectivamente los champiñones de merengue, eran para decorar un tronco de navidad y además, lo he preparado de una forma muy tradicional. Hay postres, como es este, que en casa nos gustan como los hemos comido siempre, y esto es, una plancha de bizcocho con la fantástica y deliciosa crema pastelera. Sin más, porque tampoco le hace falta...

Vayamos con la receta...







Ingredientes:
Para el almíbar:
  • 500ml de agua
  • 400gr de azúcar
  • Un chorro de licor, brandy, etc (opcional)
Para el bizcocho:
  • 4 huevos
  • 120g de harina
  • 120g de azúcar
  • Una pizca de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
Para la crema pastelera a la vainilla:
  • 1000g de leche
  • 250g de azúcar + un sobre de azúcar avainillado
  • 6 yemas de huevo
  • 80g de maizena
  • Una vaina de vainilla
Decoración:
Preparación:

Preparamos el almíbar:
Ponemos un recipiente al fuego con el agua y el azúcar. Dejamos hervir durante 10 minutos, apartamos del fuego, dejamos enfríar y añadimos un chorro de licor u otro alcohol a nuestro gusto. Reservamos.
Preparamos la crema pastelera:
Abrimos la vainilla al medio, raspamos el interior con un cuchillo y echamos las semillas sobre la leche que tendremos al fuego, reservando un vaso. En otro recipiente colocamos las yemas y la maizena...



Añadimos la leche que teníamos reservada y el azúcar...



Hasta que la crema espese. Retiramos del fuego, la pasamos a otro recipiente limpio y cubrimos tocando toda la superficie con papel film (de este modo evitamos que se forme esa capa dura en la superficie) Dejamos enfríar antes de utilizar.



Preparamos el bizcocho:
batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen su volúmen...



Unimos la harina con la sal y el bicarbonato y lo icorporamos a la mezcla anterior con movimientos envolventes...

Volcamos la crema resultante en un bandeja de horno forrada con papel sulfurizado que habremos untado de mantequilla. Llevamos a horno precalentado a 160ºC durante 10/12 minutos. Una vez pasado el tiempo, lo retiramos del horno y lo volcamos dado la vuelta encima de otro papel...

Retiramos el papel que lo cubre y lo enrollamos sobre si mismo con el que está debajo. Lo dejaremos así hasta que esté completamente frío...

Una vez frío, lo calamos con el almíbar, lo rellenamos con la crema pastelera y lo enrollamos de nuevo...



Cortamos uno de los extremos de forma diagonal y lo colocamos encima...

Derretimos a baño María, el chocolate con la mantequilla y con ayuda de una cuchara, vamos cubriendo el brazo. Cuándo hayamos terminado de cubrirlo, tendrá la textura adecuada para marcar las rayas con las púas de un tenedor. Terminamos de decorar con los champiñones de merengue y espolvoreamos de merengue rallado.









Champiñones de merengue

Unos champiñones muy vistosos y fáciles de hacer. Ideales para decorar nuestros postres navideños.
En breve os pongo la receta que decoré con ellos...



Ingredientes:
  • 2 claras de huevo
  • 160g de azúcar glas
  • Una pizca de sal
Preparación:

Batimos las claras con la sal hasta que estén bien montadas. Empezamos a añadir el azúcar a cucharadas, batiendo bien antes de añadir la siguiente...
Una vez añadido todo el azúcar, continuamos batiendo, hasta que el merengue se vuelva brillante y se formen picos firmes...



Introducimos el merengue en una manga con boquilla lisa y formamos la parte superior de los champiñones y el tronco...



Introducimos a horno precalentado a 70ºC durante una hora (yo lo hago con la puerta del horno entreabierta) Pasado el tiempo los dejamos enfríar y comenzamos a montarlos. Los posibles picos que nos hayan podido quedar, los limamos con un rallador de cocina...



Colocamos los "sombreros" de los champiñones en una superficie donde se aguanten, yo utilicé una cubitera. Pintamos la supericie plana con chocolate derretido y adherimos a ella el tronco del champiñón...



Dejamos solidificar el chocolate en la nevera y ya tenemos listos los champiñones. Los podemos espolvorear con un poquito de cacao.

Tarta de queso, champan y sagu de uva

Esta receta no estaba prevista publicarla hoy. En realidad ni siquiera tenía claro que "vería la luz" pero el otro día por error, le di a publicar y aunque la rescaté en cuestión de segundos, a vosotros ya os constaba la actualización del blog y habéis sido unos cuantos los que me habéis preguntado, y recuerdo especialmente el comentario de Ranger (Olor a jazmín) que muy graciosa ella, me pedía que le explicase que era el sagú de uva. Y ya que la he citado, no puedo menos que recomendaros su blog, ¡es buenísimo! yo ya he hecho varias de sus recetas y son éxito seguro. Bueno, pues Ranger, aquí tienes la explicación:

De vez en cuando voy a Portugal, y claro, como es costumbre en mi (supongo que muchos de vosotros también lo haréis) cada vez que estoy en un sitio nuevo, entro en los supermercados, por esto de mirar "las cositas que tienen" y en el país vecino, lo paso bomba. Me quedo alucinada con lo que hay allí, sobre todo para repostería.

Esencias de todo tipo, me he traído de chocolate, de ron, de piña, de fresa, de almendra... En colorantes tienen toda la gama, me he traído color marrón, naranja, rosa... Hay harinas especiales y específicas para cada elaboración, el chocolate blanco para fundir no puede ser mejor, fécula de patata, arroz especial para el arroz con leche, latas con puré de fruta (me he traído de mango) y mientras miraba todo esto, me llamó la atención la caja que veis en la imágen...



Según pone en la caja, es sagú de mandioca, también conocido como yuca, un tubérculo parecido a la patata, muy rico en hidratos de carbono. Esto es lo que hay en su interior...



El sagú, es la bolsa de bolitas blancas, la otra bolsa contiene el colorante y el sabor...

La verdad es que queda súper vistoso esto, así que pensé que una tarta de queso, con esto por encima con lo llamativo que resulta a la vista, sería la manera perfecta de emplearlo.

Aprovecho, ya que estoy hablando de Portugal para saludar a mis seguidores Lusos, que son ya unos cuantos y animaros a todos a visitar este precioso país.

Ah! que se me olivadaba, por supuesto me he venido cargadita de bacalao!!! Buenísimo!.
Vayamos con la receta...



Ingredientes:
Para la base de bizcocho: (esta receta se la he visto a Onega, magia en mi cocina)
  • 2 huevos
  • 50g de azúcar
  • 50g de harina
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de bicarbonato
Para la crema de queso:
  • 300g de queso philadelphia
  • 250g de queso mascarpone
  • Una lata de leche condensada (397g)
  • 400ml de nata para montar (35% materia grasa)
  • 12 hojas de gelatina
  • Azúcar al gusto
Para la capa superior:
  • 750ml de champán
  • Sagu de uva
  • 4g de agar agar
Preparación:
Empezamos preparando el bizcocho base. Para ello montamos los huevos con el azúcar hasta que aumenten el doble su volúmen...

Le añadimos la harina mezclada con la sal y el bicarbonato, integrándola con movimentos envolventes...

Volcamos la mezcla resultante en un molde de silicona y lo introducimos en el microondas a máxima pontencia (8ooW) durante dos minutos y medio. Retirar, dejar enfríar y colocar como base de un molde desmontable forrado con papel de horno. Reservar. (lo podemos calar con algún almíbar)

Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en agua fría. Reservamos. Mientras, mezclamos los quesos con la leche condensada para suavizarlos...

Una vez tengamos una crema lisa y homogénea, montamos la nata...

Deshacemos la gelatina (escurrida) en un poco de leche caliente y la mezclamos con los quesos...

 Removemos para integrar y mezclamos la nata que tenemos montada con movimientos envolventes...

Volcamos la preparación en el molde que tenemos reservado y llevamos al frigorífico hasta cuajar (mínimo 4 horas). Para preparar el sagú, ponemos un recipente con 1200ml de agua al fuego, cuando rompa el hervor, añadimos el paquete que contiene el sagú y dejamos cocinar a fuego medio aproximadamente 35 minutos, removiendo de vez en cuando hasta que las bolitas estén transparentes...



Retiramos el sagú del fuego y adicionamos el contenido del paquete con el sabor y mezclamos bien hasta obtener un color homogéneo...



Llevamos a ebullición la botella del champán, momento en el que le añadimos 4g de agar agar en forma de lluvia. Removemos, dejamos hervir por dos mintuos y mezclamos con el sagú...


Volcamos esta preparación con cuidado sobre la crema de queso y llevamos de nuevo al frigorífico para endurecer... ( escurrimos un poco el líquido si resulta demasiada cantidad)

Pasado el tiempo, retiramos el papel de horno y servimos.