Bizcocho de pascua. ¡Sin horno!



Este es el bizcocho del que os hablaba en la entrada anterior. A simple vista puede parecer un bizcocho normal, pero... qué tiene de especial??? Pues de especial tiene la forma de cocerlo porque no está hecho en el horno. Es la primera vez que cocino un bizcocho de esta forma, y eso que en casa los flanes siempre los hemos hecho así, pero nunca se me dio por hacerlo con un bizcocho, y os aseguro que no será la última, y de hecho ya no puede serlo porque he elaborado 3 bizcochos más de esta forma.

Lo he cocinado al baño María en la vitro y me encanta el resultado porque eliminamos la corteza. Si os fijáis en las fotos, especialmente en las del corte, veréis que no hay diferencia alguna entre la parte exterior y la interior, ¡todo el bizcocho es miga! y debo decir que, ¡es mi parte favorita de los bizcochos!.

Os dejo dos formas diferentes de decorarlo aunque no es necesario hacerlo porque queda muy cuqui así tan clarito todo él, puro amor, en serio. 

La forma de cocerlo no es nada complicada, y será coser y cantar si contamos con un molde con tapa. Yo dispongo de estos dos:

Ahora me vais a decir que tenéis 1247 moldes pero ninguno con tapa... ¡Lo veo venir! 😂

El que he utilizado es un molde tipo corona de 4l de capacidad.


Una vez que se introduce el molde en el agua, éste flota, así que será necesario colocar un peso encima para mantenerlo en el fondo. Yo puse una piezas pequeñas que tengo de hierro pero cualquier cosa que tengáis por casa que pese y que pueda servir para este fin os vale. Si no se os ocurren ideas aquí te dejo una  ¡Esto es venirse arriba! 😂


Ingredientes para el bizcocho:
250g de mantequilla blanda (con sal)
200g de azúcar común
Una cucharadita de vainilla en pasta
6 huevos M
125g de harina de trigo de repostería
125g de fécula de patata o de maíz  (Maizena)
15g de levadura química o impulsor
60ml de leche a temperatura ambiente


Ingredientes para el glaseado blanco:
60g de mantequilla blanda
180g de azúcar glas
Una cucharadita de vainilla en pasta 
Leche a temperatura ambiente (cantidad necesaria)
Además:
Margaritas de oblea
Sprinkles

Ingredientes para el glaseado de chocolate:
100g de chocolate negro
100g de nata
20g de mantequilla con sal
Además:
Almendras peladas crudas
Guindas


Preparación:

Ponemos una olla con agua a fuego medio (La olla debe ser mayor que el molde donde vamos a cocinar el bizcocho) Nos aseguramos que el agua cubre 3/4 partes nuestro molde. Lo untamos de mantequilla y espolvoreamos con harina. Reservamos.

Tamizamos la harina con la fécula y el impulsor. Reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar y la vainilla hasta que la mezcla haya blanqueado y esponje (unos 10 minutos a velocidad media)

Añadimos los huevos de uno en uno sin añadir el siguiente hasta que el anterior esté completamente incorporado.

Agregamos la mitad de la harina y mezclamos a velocidad baja, agregamos la leche y por último la harina restante. Terminamos de integrar todo con una espátula de silicona y vertemos la mezcla en el molde reservado. Colocamos nuestro molde dentro de la olla con agua (que ya estará hirviendo) colocamos un peso encima para que el molde no flote y tapamos (si el hervor es demasiado fuerte bajamos el fuego hasta conseguir un hervor suave) dejamos cocer 70 minutos. Retiramos con cuidado el molde del fuego, abrimos y comprobamos la cocción pinchando el bizcocho con un palo de brocheta, si sale limpio está listo y dejamos reposar 10/15 minutos. Desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar por completo antes de decorar.

Para el glaseado blanco, batimos la mantequilla con el azúcar glas y la vainilla hasta que se forme una crema y añadimos leche cucharada a cucharada hasta conseguir la textura deseada (con dos o tres cucharadas puede ser suficiente) con una cuchara vamos colocando el glaseado encima del bizcocho y lo terminamos de decorar con las margaritas y los sprinkles.

Para el glaseado de chocolate, ponemos la nata y el chocolate troceado en un recipiente apto para el microondas y lo fundimos en tandas de 30 segundos removiendo bien entre medias. Cuando el chocolate esté fundido, añadimos la mantequilla y removemos bien para que se funda con el calor residual (si es necesario damos unos segundos más de micro)  Dejamos que pierda un poco de calor para que la mezcla tome más cuerpo y consistencia y la vertemos por encima del bizcocho (colocamos el bizcocho encima de una rejilla y debajo colocaremos un plato para recoger el chocolate sobrante) nos aseguramos de cubrirlo por completo y cuando el chocolate comience a secar, colocamos las almendras y las guindas de forma decorativa (si lo hacemos con el chocolate recién puesto se escurrirán) 



Notas:

Bueno, os cuento como he cocido yo el bizcocho. Tengo una vitro que va del 0 a 9. Puse la olla al fuego con el agua en el 9 para que calentase rápido, una vez alcanzada la ebullición bajé al 5 y metí el bizcocho dentro y tapé la olla. A los 10 minutos abrí (el bizcocho no, la olla) y comprobé que el agua hervía demasiado fuerte, así que bajé al 4, donde conseguí un hervor más suave y mantuve ese calor hasta el final de la cocción. Esto la primera vez que lo hice, para los siguientes, una vez alcanzada la ebullición, bajé al 4 y cociné a esa temperatura los bizcochos durante 70 minutos exactos. En vuestras cocinas será diferente, tendréis que encontrar vuestro punto de cocción pero podéis hacerlo tranquilos porque los bizcochos cocinados de esta forma no se queman nunca, a no ser que seáis unos salvajes que lo tengáis al fuego dos días hasta que el agua se evapore por completo y todo se ponga a arder...  Resumiendo, fuego medio al baño María durante 70 minutos. Y no hay más, los bizcochos quedan increíbles! 

Si no disponéis de un molde con tapa, podéis fabricarla vosotros mismos tapando el molde con papel de aluminio y atándolo con una cuerda para que se abra durante la cocción.

El color amarillo de mis bizcochos se debe a los huevos caseros empleados.

Podéis echarle un vistazo a este vídeo de You Tube dónde podréis ver el proceso de cocción.

Espero que os haya gustado la receta y nos vemos en la próxima. Besos!