Hot cross buns


Estos típicos panecillos anglosajones, se caracterizan por estar marcados con una cruz en su parte superior. Además de especias, suelen llevar pasas entres sus ingredientes y son elaborados tradicionalmente en Viernes Santo, aunque se pueden disfrutar en cualquier época del año.

Desde que descubrí el efecto "super soft" en las masas levadas de los copos de puré de patata, allá por el año 2012 cuando hice la "Pizza monkey bread" y siempre que me acuerda (que es menos de lo que me gustaría) lo incluyo en la gran mayoría de mis recetas. La proporción que utilizo es de unos 40g de copos por medio kilo de harina y el resultado es muy similar a cuando sustituimos parte de la harina de un bizcocho por maizena o por lo menos a mí me lo recuerda mucho. Os recomiendo que lo probéis, veréis como notáis el cambio. 

Vayamos con la receta...




Ingredientes para la masa:
  • 180ml de leche
  • 12g de levadura fresca de panadería
  • Una cucharadita de especias
  • 50g de azúcar
  • 30g de mantequilla
  • 350g de harina de fuerza
  • 40g de huevo
  • 25g de copos de puré de patata
  • 80g de chips de chocolate
Ingredientes para la cruz:
  • 75g de harina
  • 2 cucharadas de azúcar glass
  • 50ml de agua
Además:
  • Huevo batido para pincelar

Preparación:

Deshacemos la levadura en la leche y amasamos juntos todos los ingredientes (excepto la mantequilla y los chips) Podemos utilizar para amasar, la panificadora, amasadora o hacerlo a mano. Una vez todos los ingredientes unidos y bien amasados, incorporamos la mantequilla blanda en trocitos pequeños y seguimos amasando hasta integrarla completamente. Por último agregamos los chips y amasamos lo suficiente para que queden repartidos por toda la masa. Dejamos la masa en un amplio recipiente ligeramente aceitado y la tapamos hasta que aumente el doble su volumen (Una o dos horas aprox.) Una vez transcurrido el tiempo, dividimos la masa en bollitos. Yo hice unos cuantos pequeños de unos 25/30g cada uno y algunos más grandes de unos 70g. Para los pequeños, los coloqué en papeles de mini magdalenas previamente engrasados y éstos a su vez dentro de un molde rígido para que no perdieran la forma con el levado...


Los bollos más grandes los coloqué en una bandeja de hornear con papel vegetal y  separados entre sí. Los tapamos de nuevo y dejamos que aumente su volumen durante unos 45 minutos aprox. hasta que veamos que empiezan a crecer de tamaño. En ese momento pincelamos nuestros bollos con huevo batido y preparamos la masa para la cruz simplemente uniendo todos los ingredientes hasta formar una pasta que nos permita hacer esa forma. Colocamos la masa en una bolsa o manga pastelera y dibujamos nuestra cruz sobre cada uno de los bollitos. Llevamos a horno precalentado a 190ºC hasta que estén dorados, unos 15/20 minutos. Retirar, dejar enfriar y servir.




Notas:

Lo típico de estos bollos son las pasas en vez de los chips de chocolate, así que escoged a vuestro gusto.

Los 40g de huevo es peso del huevo sin cáscara.

Las especias para estos bollitos las podéis hacer vosotros mismos. Tenéis la receta aquí. Si no, podéis añadir una pizca de canela, clavo molido, jengibre y nuez moscada.

Para la cruz unís todos los ingredientes hasta que la masa tenga la consistencia adecuada para poder formar la cruz sin que se deforme, por lo que puede ser necesario que necesitéis más agua o harina. (Esto no es difícil de saber)

Una vez que pinceléis los bollos con el huevo batido, dejarlo secar un poco para que al poner la cruz no se os resbale por el bollo.

Si hacéis la versión mini, salen bastantes bollitos. 

Se pueden congelar una vez horneados.

Disfrutadlos!