¡¡¡¡Felicidades Mamá!!!!

El próximo domingo es el día de la madre. Supongo que el que más y el que menos ya tiene pensado con que detalle va a sorprender a una de las personas más importantes de su vida, pero por si alguien aún no lo tiene claro, creo que esta que os presento es una muy buena opción. Algo hecho por nosotros mismos y además comestible.

Espero que os guste





Ingredientes:
  • 200g de azúcar
  • 140g de mantequilla
  • 2huevos
  • 230g de harina
  • 1 1/2 cacharadita de levadura
  • 1 pizca de sal
  • 150ml de leche entera
  • Una cucharada de esencia de vainilla
Preparación:

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta formar una crema. Añadimos un huevo y cuando esté bien integrado añadimos el otro. Tamizamos la harina con la sal y la levadura (6g) y la añadimos a la mezcla anterior cucharada a cucharada. Mezclamos la leche con la vainilla y la añadimos a la masa.
Llenamos los moldes de papel con esta crema en sus 3/4 partes e introducimos a horno precalentado a 180ºC durante 15 minutos o hasta que al pinchar un palillo salga limpio.

Frosting de queso crema:
  • 125g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 150g de queso Philadelphia
  • Azúcar glas para conseguir la consistencia deseada (300g aprox.)
Batimos la mantequilla hasta formar una crema. Añadimos el queso y mezclamos bien. Vamos añadiendo azúcar glas hasta conseguir la textura deseada. Podemos teñirlo con colorantes e incorporarle alguna esencia al gusto.

Montaje del bouquet:

He utilizado una espuma de las que se usan para los centros de flores. La he recortado hasta darle forma de bola de modo que quedase sujeta más o menos en la mitad por el borde del recipiente utilizado para formar el bouquet...



Una vez conseguido, la he envuelto en papel de seda y la he colocado en el recipiente escogido, en este caso una regadera...



Como podéis ver en las imágenes, clavo dos palillos que serán los que sujeten los cupcakes algo inclinados hacia arriba para que estos no se caigan. Yo he colocado dos palillos por cupcake. Continuar hasta completarlo. Colocar el frosting de queso en una manga pastelera con una boquilla rizada y trazar círculos comenzando desde el centro hasta el exterior hasta cubrir toda la superficie del cupcake.


Y esto todo. Sencillo pero queda bonito, verdad?




Fuente cupcakes:http://www.sugarmur.com/2008/01/cupcakes.html

Panecillos de hamburguesa

Por fin!!! Solo yo se la de veces que he buscado y hecho este tipo de pan...

Cuántas recetas habré probado ya??? Pues un número exacto de veces no tengo pero más de 10 seguro y ninguno de esos intentos me ha dejado convencida. Unas veces porque el pan quedaba demasiado duro para ser un pan de hamburguesa. Otras, su sabor, totalmente indiferente o demasiado marcado dejaba constancia de ello desde el primer bocado, así que ahí andaba yo, haciendo de casamentera en la búsqueda de un viril pan que quisiese envolver unas delicadas y finas piezas de hamburguesa, cuyo interior fuese suave y tierno y que se apreciase también desde el exterior con una simple mirada.

Pues aquí lo tenéis, para mi, el mejor resultado entre muchos. A ver que opiniáis vosotros.

Vayamos con la receta...





Ingredientes:
  • 240g de agua tibia con 12g de levadura disuelta en ella
  • 1 huevo
  • 55g de azúcar
  • 500g de harina de fuerza
  • 7g de sal
  • 30g de mantequilla a punto pomada y en trocitos
Para el acabado:
  • Leche
  • Semillas de Sésamo
Preparación:

Colocamos todos los ingredientes en la cubeta de nuestra panificadora excepto la mantequilla y seleccionamos el programa "masa para pasta" que consta solo de amasado y tiene una duración de 15 minutos. Transcurrido el tiempo añadimos la mantequilla y seleccionamos de nuevo el programa "masa para pasta". Al finalizar retiramos la masa a un amplio recipiente untado de aceite y la tapamos con papel film. Dejamos levar hasta que aumente el doble su volumen. Dividimos la masa en porciones de 80g y les damos forma de bollo. Dejamos levar de nuevo, pintamos su superficie con leche y espolvoreamos con semillas de sésamo. Introducir a horno precalentado a 180ºC durante 12/15 minutos. Dejar enfríar sobre una rejilla.

 *Con estas cantidades salen unos 10 panecillos.






Si la queremos hacer a mano, colocamos la harina en la mesa de trabajo en forma de volcán. Deshacemos la levadura en el agua tibia y la vamos incorporando poco a poco (al tiempo que amasamos) junto con el resto de ingredientes, a la harina. Por último incorporamos la mantequilla y amasamos hasta integrarla por completo. A partir de aquí continuamos del mismo modo con la receta.
Receta adaptada:http://trattoriadamartina.blogspot.com/2010/12/panini-tipo-mcdonalds.html

Rosca de Pascua

El año pasado ya publiqué esta receta pero dadas las muestras de rosca que he tenido la oportunidad de probar y así comprobar que en vez de roscas parecían rocas, (Marita esto va por ti) no me ha quedado más remedio que realizarla de nuevo anotando todos los detalles y sobre todo pesando al milímetro todos los ingredientes para que de este modo, el resultado sea lo más parecido posible al que veréis en imágenes.

Donde yo vivo la Rosca de Pascua no puede faltar por Semana Santa. Todos los padrinos se la regalan a sus ahijados, aunque no está muy claro cuando tienen que dejar de hacerlo. Mi marido ha recibido su rosca hasta que se casó...

Ya os explicaba en el post del año pasado que la panadería del pueblo por estas fechas se dedica casi en exclusiva a prepararlas e incluso hay un día en el que no hay pan fresco dada la gran demanda de esta elaboración. La gran mayoría de las mujeres hacen acopio de los huevos de casa y de la mejor manteca para llevarlos a la panadería a preparar sus roscas y no es extraño ver a altas horas de la noche los coches aparcados delante del establecimiento esperando para llevarse su preciadas roscas a casa, puesto que estas, elaboradas con los mejores productos, nada tienen que ver con las que luego venden en panaderías y pastelerías.

Así que prestad atención porque en realidad no es nada complicada y podréis degustar una magnífica Rosca de Pascua cuyo simple olor, estoy segura, hará que disfrutéis elaborándola.





Ingredientes:
  • 6 huevos de corral (325g)
  • 160g de azúcar
  • 80g de manteca de vaca derretida
  • Ralladura de un  limón (10g)
  • Ralladura de una naranja (8g)
  • Zumo de media naranja (40g)
  • 25g de levadura fresca
  • 20g de esencia de anís (2 cucharadas)
  • 9g de sal
  • 125g de leche
  • 880g de harina de fuerza
Preparación:

Colocamos en un recipiente los huevos y el azúcar...



Añadimos la manteca, la ralladura de las frutas, el anís y el zumo...



Mezclamos todo ( y digo mezclar, no batir) Disolvemos la levadura en la leche tibia y volcamos todo en la cubeta de la panificadora...



Añadimos la harina y la sal. Seleccionamos el programa "masa para pasta" que dura 15 minutos y solo amasa...



Si es necesario al principio ayudamos a integrar la harina con una cuchara de madera. Una vez terminado el programa, lo ponemos de nuevo, es decir, amasaremos con nuestra panificadora durante 30 minutos...



Pasado el tiempo, volcamos  la masa sobre un papel de horno (de esta forma evitaremos tener que añadir harina a la mesa de trabajo) y formamos una bola cogiendo la masa desde el exterior hacia el centro al mismo tiempo que la vamos girando...



Damos la vuelta a la masa, untamos un recipiente amplio con aceite y la colocamos dentro...



Tapamos con papel film y la dejamos levar hasta que aumente por lo menos el triple su volumen...



Dividimos la masa en dos partes y con una de ellas formamos una bola como he explicado anteriormente. Una vez formada, introducimos los dedos en el centro como se ve en la imagen y hacemos un agujero...



Lo vamos estirando hasta alcanzar el tamaño deseado...



La otra mitad de la masa la dividimos en tres partes iguales y formamos tres bollos. Estiramos cada uno de ellos haciéndolo girar desde el centro hasta el exterior con ambas manos  hasta formar una tira...



Cuando tengamos las tres tiras formadas, unimos los extremos apretando bien para que se queden pegados...



Una vez pegados los metemos hacia dentro para que nos quede una bonita forma. Trenzamos...



Para que no se nos cierre al agujero central de nuestra rosca con el levado, le colocamos un molde circular untado de aceite, de este modo evitamos que se nos pegue y luego no nos rompa la rosca al quitarlo. Una vez que haya levado, la pintamos con huevo batido y le colocamos azúcar humedecido con una poca de agua encima...



Introducimos a horno precalentado a 180ºC durante 20 minutos.



Notas:

La cantidad de harina utiliza en esta receta como en casi todas las masas, es orientativa, pudiendo ser necesaria más o menos cantidad dependiendo de la temperatura y humedad ambiental, del tipo de harina empleado etc...
Os recomiendo que empecéis con 800g gramos y vayáis añadiendo más a medida que lo vaya necesitando. Yo lo hago de esta forma, coloco 800g de harina en la cubeta y amaso durante 15 minutos. Una vez terminado el programa compruebo la masa tocándola con los dedos. Si está demasiado pegajosa y la masa se me queda pegada añado 50g más y selecciono de nuevo el programa de amasado. Terminado el tiempo repito de nuevo esta operación y voy añadiendo harina según voy viendo, 20g, 30g etc...
De todos modos, recomiendo no pasaros de los 900g de harina y recordad que cuanta más harina le pongáis, menos esponjosa os quedará la rosca.

El tiempo de levado de esta masa es "casi eterno" He llegado a esperar más de 6 horas a que la masa levase lo suficiente así que podéis para aligerar este proceso hacer lo siguiente:
Preparáis la masa de noche y seguís todas las indicaciones tal cual os las he puesto. Una vez la masa en su recipiente y tapada con el papel film la introducís en la nevera y la dejáis ahí hasta la mañana siguiente. No os preocupar que leva lo mismo, solo tenéis que tener la precaución de sacarla y dejar que recupere de nuevo la temperatura ambiente (unos 40 minutos aprox.) Llegados a este punto, formáis vuestras roscas, las tapáis con un paño y las introducís en el horno que habréis precalentado a 30ºC y que estará apagado en el momento de introducir las roscas. Con este método reducimos el tiempo de forma considerable, unas dos horas más o menos. De todos modos y si no tenéis prisa, es mejor para la masa hacer el levado sin emplear este último método.

Una vez la masa ha hecho el primer levado, la pesé resultando un total de un kilo setecientos gramos de masa, así que hice la rosca de 800g y el resto lo dividí en tres partes para la trenza. Esto es solo una sugerencia, vosotros podéis hacerla del tamaño que más os guste.

Para formar las tiras de la trenza, os recomiendo que tengáis a mano una servilleta mojada en aceite y se la paséis de vez en cuando a la mesa de trabajo. De esta forma os resultará más sencillo estirar la masa.

Se que me preguntaréis por la manteca de vaca que fuera de Galicia es muy difícil de conseguir, la podéis sustituir por mantequilla de la mejor calidad que podáis aunque de todos modos será imposible igualar el sabor inconfundible que la manteca le otorga a la rosca.

Cuidado con la cantidad de leche, la receta dice 125g, no 125ml. Hay que pesarla en vez de medirla.

Por supuesto y para las que no tenéis panificadora podéis hacerla a mano, solo tenéis que colocar la harina sobre la mesa de trabajo en forma de volcán, con el resto de los ingredientes procedéis de la misma forma y los vais añadiendo poco a poco a medida que vais amasando hasta formar la masa. A partir de aquí todo es igual.

A mi me encanta el sabor del anís en este tipo de recetas pero para los más reticentes podéis disminuir la cantidad empleada a la mitad.

Y creo que con esto queda todo dicho así que me quedo a la espera de vuestros comentarios y si tenéis alguna duda, estaré encantada de responderos.

Doowaps

Hace un tiempo atrás, uno de mis sobrinos vino por casa comiendo uno de estos famosos bollitos que tanto gustan entre los niños. No soy partidaria de la bollería industrial pero por curiosidad metí la mano en la bolsa para convencerme una vez más de que como lo hecho en casa no hay nada. El sabor para mi gusto deja bastante que desear, al igual que la apariencia, como torcidos y aplastados y no se si sería ese en concreto pero daba la sensación de que estaban como húmedos... Y ya sin nombrar los colorantes, conservantes y demás ingredientes añadidos que vete tú a saber que son, así que nada que ver con estos que casi lo único que tienen en común es el nombre y porque he decidido yo llamarlos así.

La elaboración es muy sencilla así que no hay excusa que valga para no hacerlos.

No tenía pensado publicar hoy esta receta pero Nieves de A mi me gusta comer me la ha pedido así que aquí la tienes corazón, como te he prometido. Espero que te gusten.






Ingredientes:
  • 110g de leche tibia con 12,5g de levadura fresca disuelta en ella (medio cubo del mercadona)
  • 30g de aceite de oliva suave
  • 1 yema
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 250g de harina de fuerza
  • 40g de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 50g de gotas de chocolate
Preparación:

Guardamos las gotas de chocolate en el congelador. Las mantendremos ahí hasta el momento de integrarlas en la masa.

Colocamos los ingredientes en la panificadora en el orden mencionado (excepto las gotas de chocolate). Seleccionamos el programa "masa" que dura 15 minutos. Pasado el tiempo, retiramos la masa y la ponemos en un recipiente amplio untado con aceite. Tapamos con papel film y dejamos así hasta que la masa haya aumentado el doble su volúmen...



Transcurrido el tiempo, retiramos la masa y le incorporamos las gotas de chocolate amasando suavemente. Formamos bollos de 80g cada uno aproximadamente y los dejamos levar de nuevo hasta que aumenten el doble su volúmen...



Los pintamos con huevo batido y los introducimos a horno precalentado a 180ºC durante 20 minutos hasta que tengan un bonito color dorado.



Dejar enfríar y listos para comer!


Empanada de manzana

Si las tartas de manzana me apasionan, la empanada de esta fruta se coloca a la cabeza y con diferencia. La preparación es sencilla y si contamos con un aparato que nos ayude con el amasado ya es coser y cantar. Hacía ya mucho tiempo que no la preparaba y en casa la pedían con insistencia.

Recorriendo las calles de la zona vieja de Pontevedra, me topé con una tienda casi escondida de delicatessen y por supuesto entré a curiosear... Se me pegaron los ojos en varias cosas por las que pienso volver, pero me vine con una especie de preparado para té que me enamoró en el primer instante en el que lo olí (al final del post os pongo una imágen)... Ojalá pudiese transmitiros su aroma pero para que os hagáis una ligera idea os digo los ingredientes que lo componen:

Té verde matcha
Fécula de patata
Leche desnatada en polvo
canela
cardamomo
clavo
hinojo
anís

El aroma es espectacular. Si el cielo existe, seguro que huele muy parecido...





Ingredientes de la masa:
  • 150ml de leche a temperatura ambiente
  • 100ml de agua a temperatura ambiente
  • 15g de levadura
  • 1 huevo ligeramente batido
  • 100g de margarina a temperatura ambiente ( la podemos sustituir por mantequilla)
  • Una cucharadita de sal
  • 250g de harina de fuerza
  • 250g de harina de trigo normal o de repostería
Ingredientes para el relleno
  • 1 1/2 kg de manzanas golden
  • azúcar al gusto (yo no le he puesto)
  • una cucharada de Chai green (en su defecto lo sustituimos por las especias y esencias que más nos gusten, canela, nuez moscada, anís, vainilla etc..)
Preparación:

Deshacemos la levadura en la leche, la mezclamos con el agua y lo ponemos en la cubeta de la panificadora. A continución le agregamos el huevo...



Incorporamos la mantequilla, la sal y ambas harinas...



Seleccionamos el programa que incluye el amasado y el levado. En mi caso el núemero 6 que dura una hora y cincuenta minutos...



Mientras tanto pelamos las manzanas y las cortamos en trozos como para tortitlla pero más gorditos. Le añadimos la cucharada de Chai green, removemos para mezclar bien e introducimos en el horno microondas hasta que estén pochadas (unos 15 minutos en mi horno, 800w) removiendo de vez en cuando...



Untamos una bandeja de horno con mantequilla y la cubrimos con papel sulfurizado...



Una vez la masa levada la dividimos en dos y estiramos una de las partes y la colocamos en la bandeja. La cubrimos con la manzana...



Tapamos la manzana con la otra parte de la masa y "recogemos" los bordes sobrantes...



Pintamos la superficie con huevo batido, hacemos un agujero en el centro a modo "de chimenea" y espolvoreamos de azúcar con canela...



Introducimos a horno precalentado a 200ºC durante 25 minutos aproximadamente en la segunda balda empezando por abajo. Retirar cuando esté dorada. A mi me encanta comerla caliente, pero esto al gusto.



Una foto del Chai green del que os he hablado al principio