Galletas rellenas de mermelada / San Valentín



O también podrían ser mini tartas! El caso es que son una monada y podéis rellenarlas de mil cosas, o hacer la versión salada... Como se aproxima San Valentín y aprovechando que estos reyes me regalaron un bote de cortadores de galletas que viene con las letras del abecedario, se me ocurrió sanvalentinizarlas y he aquí el resultado. Son riquísimas y si les ponemos un palito de galleta y las envolvemos en celofán podrían ser un regalo muy dulce para estas fechas. Algo entretenidas ya que hay que ir una a una pero el resultado bien vale la pena. Por supuesto vosotros podéis decorarlas como os apetezca o con lo que tengáis por casa que no están los tiempos para gastar de más, así que con un vaso y el tapón de una botella de agua podéis hacer la "o" de las imágenes y con un lacito en el palo, dejamos el tema más que presentable, no os parece?

Vayamos con la receta...




Notas:
Con estas cantidades os salen un montón de galletas. Podéis usar la mitad de la masa para hacerlas y la otra mitad usarla para otra cosa o guardarla en el congelador.
Cuando hagáis la masa, solo poned una cucharada de agua, y la otra solo añadirla si fuese necesario. A mí a veces me llega con una cucharada pero en esta ocasión necesité dos.
Cuidado cuando pongáis la mermelada, si os pasáis de cantidad se os saldrá por fuera en el horno manchando las galletas.
Retiradlas del horno cuando estén doradas y dejarlas enfriar sobre una rejilla.
Para extender la masa, antes lo hacía entre dos papeles de horno pero he sustituido el papel superior por film, la masa se estira mucho mejor.
No dejéis la masa muy gruesa o os saldrán unas galletas demasiado gordas.
Guardad la masa en la nevera dividida en varios trozos, os resultará más cómodo trabajar con ella.



Provoleta / San Valentín


Descubrí esta receta por pura casualidad. Hace pocos meses, mi marido y yo nos fuimos a cenar a un italiano. Como eran fiestas en la zona, nos ofrecieron el menú especial que tenían preparado para la ocasión, y entre los primeros platos estaba la "provoleta" Así decía la descripción: _Rodaja de queso provolone fundido al horno con hierbas aromáticas y aceite de oliva_. Yo que me muero por el queso ni lo dudé y me enamoré al instante de esta receta, tanto, que todos los fines de semana la preparo y es que es tan fácil y taaaaaaaan rica que no sé como he podido vivir sin ella tanto tiempo... A saber cuántas recetas me estaré perdiendo!! No me llegará lo que me resta de vida para probarlas todas! El caso que es que yo le he dado un toque más, ya que a pesar de que tal cual es la receta está buenísima, a mí me resultó quizá un poco sosa con solo queso, así que le puse de base una salsa de tomate. Por supuesto si utilizamos una salsa casera no habrá ni punto de comparación con las comerciales, pero igualmente ésta, os hará el apaño. El caso es que no deberíais dejar escapar este plato (que seguro que muchos ya lo conocéis) Con una rodaja de queso tenemos suficiente para dos personas, lo que lo hace ideal para compartir con la pareja en el día de San Valentín.

Vayamos con la receta...


Ingredientes:
  • 2 buenas cucharadas de salsa de tomate
  • Una rodaja de queso provolone
  • Hierbas y especias al gusto (Yo he puesto, hierbas provenzales, orégano y pimienta)
  • Un chorrito de aceite de oliva (Poned poco)
Preparación:

No puede ser más fácil. Ponemos en una cazuela de barro u otro recipiente que pueda ir al horno, dos cucharadas de salsa de tomate. Colocamos encima la rodaja del queso, le ponemos las hierbas y un chorrito de un buen aceite de oliva. Llevamos a horno precalentado a 200ºC durante 15 minutos. Servir de inmediato.


Margaritas hot dogs



Qué bonitas quedan las salchichas así presentadas y desde luego si tenéis algún cumpleaños infantil o algo por el estilo, ni lo dudéis, se lanzarán a por ellas seguro :) En casa han triunfado y ya las he hecho en varias ocasiones, tanto es así, que cada vez que hago pan, del tipo que sea, aparto un poco de la masa para darme el gustazo de probarlas de nuevo. Una vez salidas del horno, un buen chorro de ketchup y a disfrutar!!! Más que recomendables, si pudiera, os obligaría a hacerlas.

Vayamos con la receta...




Ingredientes para la masa de pan:
  • 90g de agua
  • 1 huevo mediano batido
  • 13g de levadura fresca de panadería
  •  20g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 230g de harina de fuerza
  • Una pizca de sal
Además:
  • 4 salchichas
  • 2 huevos duros
  • Queso rallado
  • Orégano
Preparación:

Disolvemos la levadura en el agua e introducimos los ingredientes en el orden en el que los he nombrado en nuestra panificadora. Seleccionamos un programa que amase y haga el levado o bien y como yo hago siempre, selecciono un programa que solo amasa, saco la masa de la cubeta, la pongo en un bol untado de aceite, la tapo con un paño húmedo y la introduzco toda la noche en la nevera. Una vez la masa ha hecho el primer levado (en la nevera o no) procedo como veis en las imágenes. Divido la masa en 4 partes de aproximadamente 100g (Es la cantidad que os va a salir con estos ingredientes) formo una  bola ligeramente alargada con cada una de las partes y la estiro con el rodillo. coloco una salchicha en el centro y cierro la masa uniendo bien los bordes (pellizcar la masa de los bordes entre dos dedos, de modo que queden bien unidos) Corto rodajas de 1cm aproximadamente y las coloco en forma de flor alrededor de una rodaja de huevo duro. Pinto la superficie de la masa con huevo batido y añado queso rallado y espolvoreo de orégano. En este momento precalentamos el horno a 180ºC y una vez alcanzada la temperatura metemos las margaritas hot dogs dentro. Dejaremos en el horno hasta que estén doradas. Retirar y sevir de inmediato.



Roscón de reyes de chocolate


Qué ganas tenía de hacer la versión chocolateada de este clásico navideño. La verdad es que queda exactamente igual que el  roscón de reyes tradicional pero con un suave sabor a chocolate. Algunas veces me comentáis que el roscón os ha quedado seco o duro, suponiendo que hayáis hecho y trabajado la masa correctamente, tenéis que tener cuidado en una parte fundamental de la receta, el horneado. Si os pasáis de tiempo, os quedarán unas masas secas que al enfriar estarán duras y todo el trabajo previo no habrá servido para nada. Y ese es exactamente el problema de este roscón, no podemos fiarnos de su color para saber si está hecho o no, ya que este no se pone "doradito" A mí me ha llevado exactamente 20 minutos el horneado de cada uno de ellos y tuve que sacar una pequeña muestra de la parte de abajo para comprobar su cocción. Os lo digo por si os pasa como a mí, que al abrir la puerta para verlo, me dije: y ahora cómo se si está hechooooooooooo???
Lo he decorado de una salsa de chocolate y unas bolas de cereales de chocolate que me compré en el supermercado Lidl, lo digo porque seguro que alguien  me lo va a preguntar. Como han salido dos, el otro lo decoré de la forma más tradicional pero no queda tan vistoso, pero como para gustos colores, vosotros decidís.

La receta es una adaptación de una de las mejores recetas que tengo publicadas, "La rosca de Pascua" así que los que ya habéis hecho esta receta, os podéis imaginar como queda ésta y que el resultado está garantizado.

Y ya que estamos hablando de chocolate, me gustaría invitaros a participar en un divertido concurso que viene de la mano de chocolates Valor. Bien es sabido que uno de los grandes placeres del invierno es tomarse una taza de chocolate bien calentita y después, al terminar de bebernos la taza, pasarnos la lengua por el chocolate que nos ha quedado en el labio superior con forma de “bigote”.

El concurso se desarrolla a través de las redes sociales y la finalidad es encontrar los mejores "Choco Bigotes Valor". Tan solo tendrás que enviar tu mejor foto con un bigote de chocolate y podrás ganar fantásticos lotes de chocolate e invitaciones a las chocolaterías Valor. En su página web tenéis toda la información necesaria para participar.
Bueno, no os enrollo más.

Vayamos con la receta...






Ingredientes:
  • 3 huevos medianos (154g)
  • 100g de azúcar
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 40g de mantequilla derretida
  • Un cubo de levadura fresca (25g)
  • 60g de brandy 
  • 4g de sal
  • 125g de leche
  • 40g de cacao puro sin azúcar
  • 500g de harina aprox. (De fuerza)
preparación:

Mezclamos (sin batir) los huevos con el azúcar, la mantequilla, el brandy y la leche en la que habremos disuelto la levadura. Volcamos todo esto en la cubeta de nuestra panificadora. Encima ponemos la harina que habremos mezclado bien con el cacao, la canela y la sal. Seleccionamos un programa que solo amase, en mi caso el 7 que tiene una duración de 15 minutos. Lo selecciono tres veces, es decir, amaso durante 45 minutos. El resultado final será una masa suave y elástica. Como amaso de noche, pongo la masa en un bol untado con aceite y coloco la masa dentro, le doy la vuelta (Para que la masa que no está en contacto con el bol también se impregne de aceite) y tapo con papel film. Lo dejo toda la noche a temperatura ambiente (Es invierno y mi cocina está fresquita) A la mañana siguiente la masa ha aumentado considerablemente su volumen. La peso y tengo casi 1kg de masa, así que me decido por hacer dos roscones de medio kilo cada uno. Para ello, divido la masa en dos partes iguales y con cada una de ellas forma una bola, llevando la masa de los bordes hacia el centro...

Una vez tengo las bolas hechas, dar forma de roscón es muy fácil, tan solo hay que introducir los dedos en el centro hasta formar un agujero...


Que iremos estirando, sujetando la masa con una mano y girándola, de este modo y con su propio peso, se irá abriendo. Dejaremos bastante hueco central, pues luego con el levado se cerrará y aún lo hará un poco  más en el horneado. Tapamos nuestro roscón para el segundo levado, en el que tendrá que aumentar de nuevo el doble su volumen...

Una vez ha levado, lo pintaremos con huevo batido. En esta ocasión el huevo solo aportará brillo a la masa pues con el chocolate apenas se notará su color. Procedemos a decorarlo como más nos guste. En la imagen siguiente con una decoración tradicional...


Si queremos ponerle una salsa de chocolate como en el roscón de la primera imagen, ponemos al fuego 150g de nata y cuando alcance el hervor, la volcamos encima de 150g de chocolate que tendremos troceado y con 50g de mantequilla. Dejamos reposar 2 minutos y mezclamos enérgicamente hasta que el chocolate se derrita por completo y nos quede una mezcla homogénea. La dejamos templar para que tome algo de cuerpo y bañamos con ella nuestro roscón.




*Notas:

La cantidad de harina utilizada en esta receta como en casi todas las masas, es orientativa, pudiendo ser necesaria más o menos cantidad dependiendo de la temperatura y humedad ambiental, del tipo de harina empleado etc...
Os recomiendo que empecéis con 450g gramos y vayáis añadiendo más a medida que lo vaya necesitando. Yo lo hice de esta forma, coloqué 450g de harina en la cubeta y amasé durante 15 minutos. Una vez terminado el programa comprobé que la masa al tocarla con los dedos aún estaba muy pegajosa con lo que añadí un poco más de harina. De ahí que necesitase los tres programas de amasado... Así que vosotros haced igual, para añadir siempre estamos a tiempo, pero si nos pasamos, obtendremos un roscón duro y seco.
Aunque yo he puesto brandy en la receta,  podéis poner licor de anís en la misma cantidad o cualquier otro alcohol que os guste y que combine. Con Baileys tiene que estar fantástico y con licor café ya ni me lo quiero imaginar. Del mismo modo podéis sustituir la canela por ralladura de naranja o cualquier otra cosa que saborice y que os guste.

En muchas ocasiones me preguntáis cual es el tiempo de los levados y es que  no lo hay. Con las masas hay que ser pacientes  y esperar a que aumenten por ellas mismas. Entre otros factores influye la temperatura ambiente en la que estemos trabajando, de ahí que a unos les aumente la masa en una hora o a otros en 5. Si vais con apuro y una vez formado el roscón, lo podéis tapar e introducir en el horno que tendréis precalentado a 50ºC, lo apagáis y metéis el roscón dentro. Con este método reducimos el tiempo de forma considerable. Aunque no es lo más recomendable, a mí me da buenos resultados.

Por supuesto y para las que no tenéis panificadora podéis hacerla a mano, solo tenéis que colocar la harina, con el resto de ingredientes secos sobre la mesa de trabajo en forma de volcán, con el resto de los ingredientes procedéis de la misma forma y los vais añadiendo poco a poco a medida que vais amasando hasta formar la masa. A partir de aquí todo es igual.

Si usáis levadura seca de panadería de la que viene en sobre, la mezcláis con la harina en vez de diluirla en la leche. Con un sobre es suficiente para esta receta. 

El horno lo he puesto a 180ºC, calor arriba y abajo duarante aprox. 20 minutos.